HERMANDAD DE NUESTRA SEÑORA DEL PERPETUO SOCORRO

En la cercana pedanía de El Judío ubicada en la ermita que lleva su nombre, se encuentra la Virgen del Perpetuo Socorro. Esta Virgen fue tallada en 1.968 por el importante escultor ayamontino Antonio León Ortega, para esta querida pedanía.
Esta obra, al ser de León Ortega, se encuentra inscrita en el catálogo general de Patrimonio Histórico Andaluz de manera colectiva como BIC (bien de interés cultural).

No deja de ser una obra curiosa y sorprendente ya que a la advocación del Perpetuo Socorro se le rinde culto y pleitesía en forma de pintura, siendo atípico encontrarnos a esta advocación en forma de escultura.

La Virgen aparece de pie, erguida manteniendo al niño en su brazo izquierdo. Su rostro juvenil, de suaves facciones del que surge una delicada sonrisa. Viste una túnica de color burdeos y manto de color azul, ambos con los filos dorados. Su cabeza se encuentra inclinada a la izquierda y su mirada frontal. La imagen del niño agarra con su mano izquierda la diestra de su madre, su cabeza se encuentra ligeramente inclinada a la derecha y su mirada elevada, aparece vestido con una túnica verde. Tanto la figura de la Virgen como la del niño poseen los ojos de cristal y presentan una minuciosa decoración en sus ropajes. Tras la imagen aparece un resplandor con dos relieves de ángeles oferentes situados a la altura de la cabeza de la Virgen. Tanto la madre como el niño aparecen tocados con coronas de metal.

A finales del mes de junio con motivo de su festividad (día 27), los vecinos de esta aldea celebra una romería en su honor celebrando varios actos y cultos en su honor finalizando con la procesión en la que recorre todos los rincones de El Judío, llegando a la zona de El Pintado y la barriada de San Lorenzo.

Recientemente esta escultura de la Virgen ha sido restaurada por Rocío Calvo Lázaro que consistió en varias fases.

La primera tarea llevada a cabo fue la eliminación de la gran cantidad de depósitos de cera que presentaba la imagen, así como la limpieza mediante métodos mecánicos y químicos.

Tras el estudio de la imagen a la luz ultravioleta, y tras la realización de una serie de catas, se procedió a la eliminación de la repolicromía que la imagen presentaba en las carnaciones, tanto en la imagen de la Virgen como del Niño, así como de una gran cantidad de repintes que tenía posteriores. La policromía original, de Antonio León Ortega, era más rosada, lo cual le daba a la imagen un aspecto más fresco, dulce y aniñado.

Tras la recuperación de la policromía original, algunas zonas corrían riesgo de desprendimiento, por lo que se asentó la misma a la capa de preparación mediante el uso de una espátula térmica.
Se resanaron las grietas, especialmente aquellas que eran más pronunciadas, como la grieta del cuello y las de la peana.

Por último, se estucó la imagen en aquellas zonas que presentaba grietas, fisuras y pérdida de preparación, y se reintegró a base de pintura al agua. Una vez barnizada, se retocó con pigmentos restauro.

Bibliografía: rociocalvolazaro.wordpress.com | IAPH

[print_gllr id=717]

Templo: Capilla de la Virgen del Perpetuo Socorro

Horario procesional: Último domingo de junio o primer domingo de julio.

1 Pasos: La Virgen del Perpetuo Socorro, patrona de El Judío.

Recorrido: Entorno de El Judío, Barriada de San Lorenzo y Barriada de El Pintado.