El Judío vivió sus días grandes con la Virgen del Perpetuo Socorro

Un año más la aldea olontense de El Judío se ha engalanado para vivir intensamente las fiestas en honor de la patrona de la pedanía, la Virgen del Perpetuo Socorro. La tradición que gira en torno a la Virgen del Perpetuo Socorro, tras casi medio siglo de vida, mantiene su esencia.

Aunque ya son pocos los vecinos que residen en esta aldea durante el año, cuando junio apura sus últimos días, aquellos que partieron algún día hacia otro destino, regresan a El Judío para rendir pleitesía a la Virgen.

Este fin de semana se ha celebrado los cultos y actos en su honor, finalizando el Domingo 3 de Julio como día grande. Desde bien temprano comenzaron los actos previstos: Al amanecer se celebró la Alegre Diana con el rezo del Santo Rosario por los distintos rincones de la aldea. A mediodía fue celebrada la Solemne Misa oficiada por el párroco de Gibraleón, D. Antonio Cepeda el cual fue acompañado por el seminarista D. Samuel Castro. Al termino de la misma, se celebró la tradicional convivencia en el que se degustaron numerosos platos.

Horas más tardes, entorno a las 19:30h se inició la procesión de la Virgen en su paso procesional, el cual fue tirado por bueyes, siendo la novedad este año. Tras ella numeroso público fue acompañándola a lo largo de toda la tarde hasta que pasada la media noche hizo su entrada en la ermita que lleva su nombre. La Virgen recorrió toda la aldea de El Judío y las barriadas de El Pintado y San Lorenzo. Como apunte, destacar que en esta ocasión fueron dos las hermanas mayores que tuvo la hermandad (Alba Franco y Anabel Moreno, ambas vecinas y con familia muy arraigada en la aldea de El Judío).

[print_gllr id=747]

Deja un comentario